Flora y fauna


El patrimonio natural de Gibraltar, como muchos otros aspectos de este lugar, debe su riqueza a la ubicación estratégica del Peñón.  Para los amantes de la naturaleza, Gibraltar está lleno de sorpresas. Parte del Upper Rock ha sido declarada reserva natural con el objetivo de conservar su entorno natural, virgen y bonito para las futuras generaciones.  De hecho, si hablamos de ornitología, tiene una gran importancia a nivel mundial. Durante las largas temporadas migratorias de primavera y otoño, Gibraltar es para millones de aves un escenario único en el planeta, ya que es el punto de unión entre Europa y África.

Las cifras de ejemplares de aves, especialmente aves rapaces, es superior incluso a las que se registran en el Bósforo. Para los observadores de aves, la temporada alta se extiende de febrero a junio y de julio a octubre, aunque incluso el invierno es una buena época para esta actividad.  Además de estas aves migratorias de paso, el Peñón tiene una exclusiva lista, enorme y variada, de especies residentes, entre las que se incluye la perdiz moruna, que no se encuentra en ningún otro lugar de la Europa continental. 

Además de los monos de Berbería, se pueden encontrar otros mamíferos comunes como conejos, zorros y murciélagos (incluido el murciélago ratonero grande, que puede alcanzar el tamaño de un cernícalo). Los delfines proporcionan una excusa ideal para una travesía en barco por la bahía, donde a menudo se pueden observar jugando.  Los insectos son muy abundantes. En temporada alta, un gran número de mariposas migratorias de la especie vanesa de los cardos, también conocida como dama pintada, comparten el cielo; mientras que en el suelo, las mantis religiosas capturan pequeñas lagartijas. 

El Peñón alberga varias especies importantes de reptiles, entre ellas se encuentra el lagarto ocelado (el más grande de Europa) y la lagartija colilarga, una gran amante de los arbustos. Entre las serpientes destaca la culebra de herradura, que es la serpiente más común del Peñón. En primavera, la parte superior del Peñón, el Upper Rock, es el escenario del florecimiento de la exclusiva flor denominada canasta de plata de Gibraltar. El suelo alcalino, que difiere del campo circundante, fomenta el crecimiento de numerosos arbustos, incluido el omnipresente olivo salvaje y otras especies aromáticas. Respecto a las hierbas, el romero, la salvia y la lavanda agregan fragancias a un ambiente ya de por sí repleto de aromas. 

La parte inferior del Peñón es indiscutiblemente mediterránea, su suelo, mucho más abundante, permite que las higueras y los almendros florezcan entre las palmeras y las buganvillas. Una gran cantidad de flores y árboles florales hacen de Gibraltar un paraíso tanto para los expertos en botánica como para los excursionistas profanos en la materia, que podrán pasear por los tranquilos y frondosas caminos.

Descubre otras atracciones en la zona